viernes, 26 de junio de 2009

*La Increible Historia De Las Pajilleras*


Un día como ayer, pero de mil ochocientos cuarenta y siete, se autorizaba la creación (merced a una especialísima dispensa del Obispo de Andalucía) del Cuerpo de Pajilleras del Hospicio de San Juan de Dios, de Málaga. Las pajilleras de caridad (como se las empezó a denominar en toda la península) eran mujeres que,* sin importar su aspecto físico o edad, prestaban consuelo con maniobras de masturbación a los numerosos soldados heridos en las batallas de la reciente guerra de sucesión española.La primigenia autora de tan peculiar idea, había sido la Hermana Sor Ethel Sifuentes, una religiosa de cuarenta y cinco años que cumplía funciones de enfermera en el ya mencionado Hospicio de San Juan de Dios. Sor Ethel había notado el mal talante, la ansiedad y la atmósfera saturada de testosterona en el pabellón de heridos del hospital. Decidió entonces poner manos a la obra y comenzó junto a algunas hermanas a “pajillear” a los robustos y viriles soldados sin hacer distingos de grado. Desde entonces, tanto a soldados como a oficiales, les tocaba su “pajilla” diaria.. Los resultados fueron inmediatos.El clima emocional cambió radicalmente en el pabellón y los temperamentales hombres de armas volvieron a departir cortésmente entre sí, aún cuando en muchos casos, hubiesen militado en bandos opuestos. Al núcleo fundacional de hermanitas pajilleras, se sumaron voluntarias seculares, atraídas por el deseo de prestar tan abnegado servicio. A estas voluntarias, se les impuso (a fin de resguardar el pudor y las buenas costumbres) el uso estricto de un uniforme: una holgada hopalanda que ocultaba las formas femeniles y un velo de lino que embozaba el rostro.El éxito rotundo, se tradujo en la proliferación de diversos cuerpos de pajilleras por todo el territorio nacional, agrupadas bajo distintas asociaciones y modalidades. Surgieron de esta suerte, el Cuerpo de Palilleras de La Reina , Las Pajilleras del Socorro de Huelva, Las Esclavas de la Pajilla del Corazón de María y ya entrado el siglo XX, las Pajilleras de la Pasionaria que tanto auxilio habrían de brindarle a las tropas de la República.En América latina, rara vez ajena a las modas metropolitanas, las pajilleras tuvieron también sus momentos de gloria. Durante la guerra civil mexicana, grandísimos auxilios brindaron a las tropas de todos los bandos, las Hermanas de la Consolación , organización laica (aunque cercana a la Iglesia ) que ofrecieron la fatiga de sus muñecas para calmar los viriles ímpetus.


Nota: En la bloggosfera hay muchísimas mujeres solidarias que ya estarían armando algo para calmar lo "ímpetus" de los bloggeros... sobre todo, los viernes a partir de las 23horas en http://www.data54.net/!

11 comentarios:

  1. Me estás jodiendo.... jaja
    Diría mi hijo: "esa no me la creo" jajajaja
    Por lo menos me sacó una sonrisa en un día en que no tenía muchas ganas de reir...
    Un beso Mai... muy bueno el relato...!!!

    ResponderEliminar
  2. Interesante aportación la de las pajilleras. Es que la testosterona...provoca irritación malestar, enfados...y todo "por un quitame allá esas pajas" jajaja

    ResponderEliminar
  3. Uys, uy uy.....ya no voy al programa, ejem.....

    ResponderEliminar
  4. ¡Tiene gracia la cosa!
    Esto de las pajilleras que cuentas y sobre todo su relación con los esforzados soldados, heridos pero hambrientos, me recuerda la novela del peruano- español Vargas Llosa con su legión de "chicas de vida alegre" en "Pantaleón y las visitadoras", trabajadoras sexuales que calmaban los ardores de la tropa en la selva peruana.
    Como se entere del comentario su santidad el Papa, la Conferencia Episcopal española y otros altos próceres de la jerarquía eclesiástica tu excomunión está asegurada.
    Me he reído un rato.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Buena entrada... me puse a buscar las pajilleras en google y hay como mil páginas...
    no me había imaginado
    un gusto leer tus posteos
    bsos

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Gracias por tu visita y tu comentario.
    Aquí me tienes en este blog.
    El teto es muy interesante.
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. XDDDD buenísima esta entrada, me he reído un montón... y me he acordado de una historia que me confió una amiga. Si es cierto lo que me contó, a esta chica la habrían echado del Cuerpo de Pajilleras en dos días... y hasta aquí puedo leer...

    Tu blog me parece muy interesante... te sigo ;)

    ResponderEliminar
  9. Ahora entiendo porque gano la guerra Franco y estuvo 40 años paseando bajo palio, la iglesia, aliada natural del fascismo alentó el pajilleo en sus tropas con la colaboración de voluntarias de sus ordenes religiosas, que se decía eran bendecidas por el mismísimo Papa Pío XII. Las Pajilleras de la Pasionario, tengo entendido que era la quinta columna del frente nacional y se dice que mas que pajillear lo que hacían era ordeñar a los pobres y desnutridos republicanos.
    Me ha encantado tu información, hace mas amena la historia:) y pensándolo bien, seria bueno que continuara esa buena costumbre, y ampliar los servicios para satisfacer a las hermanas de las ordenes que todavía están prestando servicios hospitalarios. No es por nada pero recientemente tuve que estar hospitalizado unos días y las monjitas que me atendieron tenían muy mala leche.
    un beso

    ResponderEliminar
  10. Estos temas casi ocultos, son temas bien conocidos entre la mismas tropas de las actuales o ex-pajilleras...
    No me queda duda que la persona que conoce este tema y lo relata con tanta precisión solo transcribe alguna que otra memoria sensorial. Adelante PAJILLERA mai haz tu servicio !!!
    "el pajerillo"

    ResponderEliminar

Me acarician...