martes, 29 de diciembre de 2009

Un clavo saca otro clavo ¿Será?... ¡Cuidado!


Prometo no emitir opinión personal ni mencionar la cantidad de apreciaciones que se me escapan con este artículo. Mai Puvin, (o sea yo) ¡Una santa hoy!


Se dice comúnmente que un clavo saca otro clavo. Lo cuál es cierto en algunas ocasiones. ¿Pero qué pasa cuando tú eres ese segundo clavo que están utilizando para olvidar a alguien más? ¿Qué posibilidades existen de que ese segundo clavo no termine siendo sacado por un tercero? ¿o de que simplemente ese hoyo sea tan grande que no haya clavo que lo llene?

Una querida amiga, a quien aquí llamaré Ana, me llamó hace unos meses para contarme que ahora sí había encontrado al hombre de su vida, a su alma gemela, a su media naranja, al padre de sus hijos, al dueño de sus ojos, a su príncipe azul. En dos palabras: al mero mero. Pero como siempre en las historias de mis amigas, el mero mero (en turno) nunca viene sin un pero. En este caso: él acababa de terminar una relación larga larga larga, con una mujer mala mala mala.

Cielos, pensé, ella es ese segundo clavo. Pero no dije nada, sin olvidar que a Ana no le viene bien la crítica ni constructiva ni destructiva. Al fin y al cabo todo puede suceder, me dije. Además estaba contenta por ella que llevaba tiempo buscando pareja, por no decir que estaba locamente desesperada por encontrar a alguien que le hiciera el mínimo caso.

2 a.m. tres domingos después, descuelgo el teléfono y es Ana, llorando: “Fuimos al cine, todo estaba bien, ya sabes la película de Cámeron Díaz, súper romántico, me dio la mano y todo… y cuando salimos, así como si nada, me dice que no está listo para otra relación seria en este momento. No eres tu soy yo bla bla bla… ¿Cómo no me di cuenta?” Acto seguido la búsqueda de culpables “¿por qué diablos no me dijiste nada?”

¡Claro, yo tengo la culpa por no remarcar lo obvio! Pero bueno, olvidaré el comentario de Ana porque estaba sufriendo. Lo cierto es que un clavo que saca otro clavo suele ser una herramienta que una vez que cumple el cometido es desechada. Ana lo sabía, yo lo sabía, es el abc de la sabiduría popular, muchos hemos pasado por eso.

El efímero mero mero, por supuesto, no estaba listo para otra relación, necesitaba espacio, reordenar sus ideas, estaba lastimado y no dispuesto a ponerse en juego una vez más, ni por Ana, ni por nadie. Por el contrario ella estaba lista para enfrentar una relación con todos sus retos, incluso a salvarlo a él de un pasado triste.

Quizá en este caso no era un simple pretexto, no eres tu soy yo… Lo que quizá si pudo haber hecho era haber sido justo con S y haberle dicho eso desde el principio. Pero al final, quiero pensar, ninguno de los tres tuvo la culpa ni él por no estar listo, ni ella por haberlo estado de sobremanera, ni yo por no haber dicho nada. Todos somos clavos y a veces nos toca estar de un lado, otras del otro.

Lo último que supimos de él es que salía con otra chica… y sí esta vez ella era la mera mera, tanto que se iba a casar con ella. Ana es soltera, guapa, y sigue buscando, ya no está tan desesperada y ha prometido no volver a una película de Cámeron Díaz con un hombre.

¿Y tu has usado a alguien para olvidar un amor? o ¿te han utilizado igual que a Ana?


Por: Eugenia Correa, el 09 de octubre de 2009, 04:26 AM

11 comentarios:

  1. Un texto sobre vivencias excepcional. en cuanto a la pali de Cameron Diaz no creo que sea la culpable sino más bien la desafortunada.
    Un abrazo y feliz Navidad!

    ResponderEliminar
  2. Jaaaaaaa!!!
    Justo el Domingo mire una que amo de Cameron Diaz, " El descanso" o Vacaciones en ingles... pero la vi en la tele... sin compañia... asi solita comiendo pochoclosssss!!!
    La verdad no me gustaría ser una especie de instrumento de prueba a ver si soy la reemplazante de alguien a quien quizas se amo demasiado...
    Me doleria, salvo que realmente se enamore de mi... me lo haga saber... y siempre contandome la verdad!!!
    En realidad hay muchas parejas que terminan y comienzan otra relación, y a muchas les va bien.. por que no???
    Pero creo que siempre es bueno saber donde estamos paradas... en que punto somos algo importante para esa persona y si esta dispuesta a ver en mi (ejemplo) a otra mujercita y no a la que dejó atras...!!!

    Besotes Mai... lenos de luz para ti!!!
    Ya re dije que tengas un buen comienzo de año???
    Bueno va de nuevo si???
    FELIZ 2010!!!

    ResponderEliminar
  3. Una mujercita con cosas nuevas para ofrecer, distinta a la anterior, que vea en este Sol, a una persona distinta que la que perdió por alguna razón!!!
    Segui porque me pareció interesante...
    Bechiooossssssss!!!

    ResponderEliminar
  4. Casi todos, por lo menos los mayorcitos, pasamos por algo así... digo que nos sentimos usados como herramienta alguna vez... o usamos a otro sin querer...
    Porque lo que creo es que no se hace a propósito... en la busqueda del amor a veces resulta y otras veces no... y desgraciadamente no sabemos de antemano cómo va a resultar... la única manera es acercarse y conocerse... después el tiempo dirá...
    No puedo hacer que todos se enamoren de mí, ni puedo enemorarme de todos...
    Pero sí estoy segura de una cosa, puedo enamorarme de verdad varias veces en la vida... y saber eso es lo que me da ganas de seguir intentándolo... y si en ese intento serví de herramienta para que otro fuera feliz, mejor así, entonces valió la pena... ser herramienta no es tan malo tampoco, es sólo un trabajo más...
    Todos los que entran en nuestra vida tienen un por qué, hay que descubrirlo y aprender de ello...
    Muy buen post, me gustó...
    Un beso grande

    ResponderEliminar
  5. Me sumo al comentario de Moderato.

    Besos...!!!

    ResponderEliminar
  6. Buena pregunta, yo nunca he usado un clavo, si que me han usado como clavo sustitutivo y en muchas ocaciones ni para sacar el otro clavo, solo para darle celos al mismo, por lo que he decidido que a mi solo me clava quien yo decido, pero nada serio, ni nada estable, ya que mi vida es estable cuando no tengo que aguantar a nadie a mi lado y se convierte en inestable cuando comienzo una relacion. No soy persona de aguantar ningun tipo de paranolla, por lo que me gusta mi vida bohemia.
    Besazos de martillo

    ResponderEliminar
  7. Aquel hombre bebió para olvidar a la mujer que amaba, y la mujer amó para olvidar al hombre que bebía.

    -Mario Goloboff
    http://minificciones.com.ar/

    P/D: Tanto resistirme y finalmente tuve que abrirme una cuenta en gmail...

    ResponderEliminar
  8. Gau! Yo he tenido clavos... y sirven!

    Creo que el concepto más real que se le adjudica a este tipo de relación es "pareja de transición" (googleálo!) que es aquella que sirve para pasar de aquella relación que dejamos o nos dejaron para estar listos para la "pareja real" la mera mera.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  9. Desconozco esas situaciones pero la imaginación siempre me ha llevado a pensar en la desconfianza del clavo sustitutorio.
    Siempre he creido que pensaría aquello de "el que hace un cesto, hace un ciento".
    Pero las cosas ocurren así, a veces.
    Y si se va con miedos y complejos de clavo, la otra opción ya se sabe cual es: la soledad...por si acaso.
    Un beso retomado.

    ResponderEliminar
  10. Cubatita nuestro que estás en el vaso, a través de la boca abrete paso. Santificados sean tus grados, vengan a nosotros tus efectos, hágase tu voluntad así en el bar como en el pub. El ciego maestro de cada noche danóslo hoy, perdona nuestras mezclas así como nosotros perdonamos al garrafón, y no nos dejes beber Buckler sin alcohol, libranos del Bitterkas, amen. FELIZ AÑO y que todos tus deseos se vean cumplidos

    Besazos

    ResponderEliminar

Me acarician...