miércoles, 19 de agosto de 2009

Sexo Solitario

SEXO SOLITARIO
Una historia cultural de la masturbación
Thomas W. Laqueur


Sexo solitario es la primera historia cultural de la práctica sexual más común y extendida del mundo: la masturbación. Cuando casi todas las prácticas sexuales cuentan con defensores públicos y los actos sexuales forman parte de las primeras planas de las noticias, la más sencilla y habitual de dichas prácticas resulta vergonzosa, incómoda e incluso radical cuando es admitida abiertamente. Sin embargo, esto no siempre fue así. El sexo solitario como un tema médico y moral importante puede ser fechado con una precisión poco frecuente en la historia cultural: el "vicio solitario" entra en escena alrededor de 1712. Criatura de las Luces, la masturbación en principio preocupó no tanto a los conservadores -para quienes era uno entre los numerosos pecados de la carne- sino a los progresistas, quienes aceptaban gozosos el placer sexual pero luchaban para crear una ética del autogobierno. Así, la masturbación se convirtió en un tema de interés ético tanto para hombres como para mujeres, para jóvenes y adultos.Thomas W. Laqueur revela cómo y por qué este modesto y alguna vez oscuro medio de gratificación sexual se convirtió en el gemelo maldito de las grandes virtudes de la sociedad comercial moderna: la moral individual autónoma y privada, la creatividad y la imaginación, la abundancia y el deseo. Así, muestra cómo un problema moral se convierte en problema médico, cómo algunos de los científicos más importantes de los siglos XVIII y XIX culparon a los placeres solitarios de producir daños físicos, mutilaciones e incluso la muerte. A principios del siglo XX, Freud y sus sucesores transformaron esta tradición al definir la masturbación como una etapa del desarrollo del hombre y, finalmente, en el ocaso de ese siglo, la masturbación se convirtió para algunos en el elemento clave en la lucha por la liberación sexual, personal y también artística.El historiador Thomas W. Laqueur, a través del análisis minucioso de materiales tan diversos como la Biblia, textos médicos y filosóficos, diarios, autobiografías, el trabajo de artistas conceptuales, materiales feministas y pornografía, nos presenta la historia de lo que ha sido el último tabú.

12 comentarios:

  1. Pues no conozco esa obra. No te digo que la vaya a leer, pero interesante parece.

    ResponderEliminar
  2. Menudo tabú.
    Hasta ciegos nos ibamos a quedar...
    En fin.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Es interesante el tema, ya lo creo.

    Besos...!!!

    ResponderEliminar
  4. Jaja, es cierto lo que dice Toro, lo de ciegos lo escuché de pequeño....

    Nada mejor que conocer su própio cuerpo, vaya!!!


    Conozco a alguién que la primera vez que le introdujeron los dedos en la vagina, lloró pensando que se había quedado embarazada....

    Abrazos....

    ResponderEliminar
  5. Hola Mai Puvin...
    En un primer momento fue como ir descubriendote
    luego como una experiencia nueva, más tarde, cuando descubrimos para servia, era la antesala del festin. Hoy es como cuando salis de caza, levantas la escopeta y miras dos veces antes de disparar, sabiendo que los "cartuchos" no se reponen,Je,Je,Je¡¡
    Buena entrada, amiga¡
    Un abrazo enorme
    Osvaldo

    ResponderEliminar
  6. Mientras existas tú, habrá poesía...
    No, no me equivoqué de blog. Es que la poesía para mí también es masturbación. Cuando me escriben algo me pongo a cien.
    Todo lo que pide cuerpo y mente para su satisfacción, hay que concedérselo. Y cuando se está sólo, esta es la mejor opción. Nada de montárselo con cualquiera, y menos de pagar por ello ó buscarlo en internet.
    Yo lo descubrí tarde por el dichoso TABÚ, pero ahora que veo que no me quedo ni ciega, ni manca, etc.(más bien me pongo ciega), estoy que no paro. Aunque con precaución, pues tengo entendido que hay algunos por ahí que le salen hasta flechas.
    Hay que "mojarse" con estos temas. Algunos no dicen ná.
    ¡Pero qué me encanta este blog para desahogarme!...
    No voy a buscar el libro porque voy aprendiendo rápido y "solita"
    Un abrazo con poesía
    e-MAR

    ResponderEliminar
  7. Mucho muy bueno tu escrito. Sigue deleitandonos con temas originales, como este.

    Un gusto leerte.

    ResponderEliminar
  8. Y yo que pensaba que estaba loco por pensar que me masturbaba mas de la cuenta. Los juegos solitarios también son conocidos, o al menos en el circulo de amistad en el que estoy, como tener mucho amor propio. Un cordial saludo

    By Lan

    ResponderEliminar
  9. El tabú solo es una moral del orden dominante.
    Un Saludo

    ResponderEliminar
  10. El tema que traes me recuerda una anécdota real.
    Un amigo de mi hijo mayor tenía que rellenar un formulario para no sé qué cosa. Nombre: Fulano de Tal. Nacionalidad: española. Estudios: Educación Secundaria. Edad: 18 años. Ahora vino lo mejor. Sexo, y contesta por escrito el pedazo de borrico: "POCO Y SOLO".
    En realidad la anécdota nos lleva a un hecho común, corriente, habitual y normal: el sexo en solitario o "amor propio" como algunos lo llaman en broma. Algo que sólo se le ocurrió demonizar a la Iglesia para reprimir a sus fieles. Cuando todo el mundo sabe que los religiosos que viven el celibato son grandes practicantes del "vicio" de Onán.

    ResponderEliminar
  11. En mi blog de premios "http://premioslluviaynubes.blogspot.com/" he dejado con mi cariño y agradecimiento, un regalo para tí

    ResponderEliminar
  12. Hola Mai Puvin...
    Estoy de visita, amiga mia, para desearte un muy feliz finde¡¡¡
    Gracias por tus palabras y tienens razón, el tema celos es bravisimo...Los mios no son enfermisos, son normales,Je,je,je¡¡¡
    Un abrazo enorme
    Osvaldo

    ResponderEliminar

Me acarician...